martes, 8 de enero de 2008

Año nuevo, mismas rutinas

Estos últimos cuatro días los he pasado con una amiga que ha venido de visita y he acabado agotada. Nada mas llegar me dieron una inesperada noticia, una pequeña bofetada de realidad que me devuelve una mirada clara de mi propia ingenuidad, de mi absurda confianza en irrealidades.

Se supone que a mis años tengo la suficiente información y capacidad para interpretarla como para no dejarme vagar por mundos falsos, pero yo siempre me hago eso a mi misma.Mi amiga me dijo que yo soy de esas personas que no cierra una puerta hasta haber quedado totalmente destruida y por eso me cuesta tanto arrancar después. Es totalmente cierto, lo hago muchas veces.

Ella me ha regalado momentos de besos, cuchicheos, sobeteos y un sinfín de empalagos con su nuevo novio, lo cuál no ha ayudado mucho.

A pesar de que no hemos parado en los cuatro días, con sus noches, me queda un regustillo amargo y una gigantesca pereza por lo que me queda por delante. Me vuelvo a ver a mi misma delante del precipicio de mi propia realidad, esto es, podría dejarme caer al vacío o podría emprender el largo camino de regreso hacia la civilización. Me estoy manteniendo alejada del vértigo, pero es de noche y no se a dónde ir, no se cuál es el camino y tengo la sensación de llevar eternidades en medio de la oscuridad cayendo y volviendo a subir de ese vacío, de ese precipicio del cuál no conozco el fondo.

Estoy totalmente agotada y, si no fuera por la promesa del equilibrio y la felicidad, no encontraría sentido a este largo viaje.

11 comentarios:

yo mismo dijo...

¿sabes? yo también soy de esos que jamás se dan por vencidos, que esperan un poco más hasta que al final no hay nada que esperar y luego no sabes donde mirar. o bueno, quizá haya cambiado un poco y me haya dado cuenta de que a veces lo mejor es andar con el tiempo y no mirar tanto atrás, no esperar tanto... y dejar que los demás te esperen a ti.

un besito.

Ispilatze dijo...

Casi cada día espero encontrar algo de ti aquí, porque sé que de alguna forma encontraré algo de mí. Algo que se me ha quedado en el tintero, algo a lo que tal vez no me he enfrentado, no he reconocido o hacia lo que no quiero mirar. Este es un caso perfecto. Soy –lo tienes que haber sentido– de las que ponen la mejilla una y otra y otra vez hasta ser consciente de que me están abofeteando. Soy de las que aguanta el dolor y hace de tripas corazón, pero... estoy ahí, haciendo equilibrios constantes en el resbaladizo borde del pozo sin fondo. A veces caigo... y aún tengo fuerzas para tirarme de los pelos y aflorar. La cosa es que cada vez con más frecuencia me pregunto... ¿y afuera... hay luz para mí? ¿De verdad? Entretanto, afortunadamente, muchos muchísimos de mis días pasan sin penas (aunque sin glorias), miro a mi alrededor y pienso que si otr@s se conforman y respiran, tengo que dejar de exigirme tanto a mí misma. Tengo que dejar de "esperar" y confiar en que –como dice yomismo– también alguien me espere a mí.

joaninha dijo...

yo mismo, ispi, eso de dejar que los demás te esperen a ti es una gran verdad, por que muchas veces nos diluimos en los demas, no somos capaces de seguir nuestro propio rumbo y nos subimos a trenes ajenos, pero como vamos sin billete, siempre acaban echándonos.

Buscaré mi propia vía para que sean otros los que suban a mi tren.

yo mismo, me agrada ver que hay hombres así :-)

ispi, si, lo he sentido, por eso me cuesta tan poquito identificarme contigo cada vez que te leo y es como el agua fresca ver que mis palabras se entienden aunque apenas sean esbozos de algo mucho mas profundo... no me hace falta decir mas.

Chris Stevens dijo...

El que espera, suele desesperar. Así que antes de pre-esperar q todo siga igual, quizá sea mejor post-ocuparse de ello cuando se dé el caso x)

En otras palabras, no cantes derrota (o victoria) antes de tiempo. Como alguien dijo, ambos son grandes y pérfidos impostores.

Un abrazo y ánimo!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

El viaje siempe tiene sentido. A veces es angosto, tiene muchos recodos e incluso nos perdemos y perdermos el norte, pero con tesón se llega y cuando uno se cae, se lame las rodillas, las heridas, se alisa una el pelo y a continuar, porque cuando te acuerdes de las veces que supiste levantarte, te sentirás orgullosa de tí misma, en la vida no hay otra cosa mejor. Mirarte por la mañana al espejo y ver frente a tí, lo orgullosa que estás de tí misma y de lo fuerte que has llegado a ser, es la satisfacción más grande que un ser puede tener, para comenzar el día con el corazón lleno.
Aunque parezca que nollegas, no te quedes tirada, sigue adelante con todo el coraje del mundo, porque eso es tuyo y nada ni nadie te lo puede arrebatar.
Besitos lledos de luz para iluminar el camino.

acoolgirl dijo...

Yo no voy a hacerte promesas, ya que también suelo andar bastante perdida en este mundo... pero sí creo que las cosas pueden ir a mejor... siempre!!

Un besazooo

Zafferano dijo...

Pues yo soy igual. Prefiero agotar todas las posibilidades y bajar hasta el fondo para poder darme cuenta de que no hay nada más que hacer sino volver a subir. Y después de un largo periodo de desesperación, vuelvo a florecer. También he aprendido que cuando pensaba que nada volvería a ser lo mismo, no me equivocaba. cada vez me ha ido mejor. Así que adelante. baja y sube.

Besos

Golifre dijo...

Mujer, tu tira p'alante y llévate puesto el mundo por montera. Que esta vida son dos días y no te puedes pasar uno por los rincones, triste y desolada. Así que ponte guapa, mímate y disfruta.
Muchos besos y ánimo, que todo pasa

joaninha dijo...

Chris, tienes razón, mas vale tirar p'alante sin demasiada demora por que luego las cosas caen en su sitio estés tú donde estés...

la casa, muchas gracias por tu luz, hoy me he mirado en el espejo y he hecho las paces conmigo misma.

acoolgirl, pues si!, pienso plantar unas cuantas semillas para que florezca algo de suerte :-)

zafferano, yo no termino de tener claro si es bueno o malo llegar hasta el final de esa manera, de verdad que el desgaste emocional que supone hace que guardes muchos miedos...

golifre, eso, eso, a no perder mas tiempo con lamentaciones!, a comerse el mundo!

un besote enorme a todos y un abrazo gordo!

Inaicool dijo...

Después de leer este post, que por cierto! me estoy volviendo una asidua a este lugar por sus historias... tan llenas de vida y misterio... que tanto me enganchan sus lineas...
Primera duda que me intriga y simple curiosidad quisiera despejar, es... tu edad si no es mucho preguntar.

Decirte, que la soledad en ciertos momentos de la vida, a tod@s nos embarga y forma parte de nosotros... no sé si para bien o para mal... pero a veces ahí está!

Un saludo! ;)

joaninha dijo...

bueeenos días inaicool, pues no es mucho preguntar, por ahí lo he dicho alguna vez, he cumplido 33 en diciembre :-)

jo, me alegro de que te gusten mis historias, je je