martes, 14 de abril de 2009

Nada como acercar posturas

Pues bien, por lo que cuenta la gente, el acercamiento de posturas en las relaciones es, muy comúnmente, un poco violento. Uno llora y patalea con su enfado infantil, otro se mantiene frío ante las exigencias absurdas y pueriles, y ese no sucumbir, da resultado.

Al final te encuentras con un caparazón roto y mucho mas cerca de los sentimientos.

8 comentarios:

Nanny Ogg dijo...

A veces, demasiado cerca de los sentimientos ¿verdad?

Besos

misántropo dijo...

Cuando por fin me abandones,
cansada de mis inmadureces,
sé que sufriré con creces,
se que no te valdrán perdones.

Yo que aposté a hacerte feliz
o, al menos, a no hacerte llorar,
ahora me veo sentado en tu portal
rumiando este final sin perdiz.

Beso

joaninha dijo...

Mucho mas cerca de los sentimientos del otro... comiendo perdices en lugar de llorar :)

Muchos besos a los dos.

amateur1965 dijo...

huy suena a reconciliación¡¡¡


besos

joaninha dijo...

que ricas son las reconciliaciones, mmmmmmmmm

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Son cosas del día a día.
Hace mucho que no paso por aqui, ando más lia que la pata de un romano, pero no te olvido.
Besicos guapa.

David dijo...

Entonces es mejor no acercarlas, a ver si nos vamos a romper por dentro.

joaninha dijo...

la casa, y yo me alegro mucho de verte por aquí de nuevo,
besitos!

david, bueno, yo creo que las cosas nos rompen por dentro si o si y no lo podemos evitar...
un besito