martes, 9 de diciembre de 2008

Acidificación necesaria de mi patético post anterior.

Este año había decidido dejarme de gilipolleces victimistas y, en lugar de esperar que la gente se acordara de mi cumpleaños cual si yo fuera una princesita y teniendo en cuenta que yo jamás recuerdo los cumpleaños de nadie, decidí convocar a la muchedumbre en un local del centro de Madrid.

Algunos reclinaron amablemente la invitación por hayarse fuera de la ciudad aprovechando el puente. Otros alegaron a su reciente maternidad y a las enfermedades propias del invierno que todo bebé que se precie agarra fuertemente en la guardería.

La mayoría aceptó gustosa la invitación y allí quedamos, a las 9... una hora malísima, lo se, pero no tengo explicación para haber puesto semejante hora.

Aquella noche empezó estupendamente, con una llamada romántica y entusiasta de J, me fui a la cama con esa sonrisa estúpida de quien está enamorado.

Pero la mañana comenzó gris, no se muy bien por qué, quizás soñé algo feo o sencillamente tenía un mal día, no se por qué no iba a coincidir un dia apestoso con mi cumpleaños...

Hablé con una amiga que vive fuera, nos contamos chascarrilos y nos reímos un rato. Poco después de llamó mi hermana y me contó que había discutido con mi madre y que iba a ir a la celebración familiar para no hacerme un feo. Bueno, tampoco era para tanto pero la nube gris se iba instalando sobre mi cabeza.

Como buena mujer que soy y conteniendo en mi una ingente cantidad de defectos, esperaba desde hacía tiempo que un señor biencarado llamara a mi puerta para dejarme un magnífico presente, seguramente flores, pero no era de descartar cualquier otra clase de regalo... pero no tenía pinta de que aquello fuera a suceder.

Conseguí salir de casa tarde y me dirigí a casa de mis padres medio histérica y confusa por que me había comprometido a llevar una tarta que no tenía ningunas ganas de ir a comprar por lo complidado de llevar el coche hasta allí y de transportar desde el coche hasta la casa de mis padres con esa lluvia.

Total, que la comida con la familia estuvo bien, con mi madre bastante seria, pero tuvo como colofón un par de crueldades maternas que hicieron que se desmoronase mi frágil castillo de naipes, así que, me marché a mi casa llorando mis penas.

A lo largo del día fui recibiendo mensajes de cancelación de casi todo el mundo que había confirmado que vendría. Así que salí de casa con la moral por los suelos y unos bonitos zapatos.

Quedé con un amigo en el metro y nos dirigimos al local. Estaba diluviando. Nos apostamos frente a la puerta del local con estupor, estaba cerrado. Decidimos esperar en el local de al lado.

La gente fue apareciendo, mi amiga M del cole en primer lugar... mmmm, M, aquella con la que tuve la peor relación amor odio de mi vida... siempre saboteando mis pequeñas felicidades cotidianas, incontinente verbal y con capacidad de escandalizar a cualquiera... Luego mi hermana con su novio, luego las niñas, las venezolanas, tan divinas ellas y tan puras... pobres...

Mi hermana abrió la caja de Pandora cuando le preguntó a M por su reciente boda... nos contó su versión de fantasía de los paises como Tailandia, India etc. Las niñas, tan políticas como lo es la gente en el sur de américa, no daban crédito. Pero fue mucho peor cuando empezó a contar historias inventadas, como es costumbre en ella, contando con mi complicidad, "verdad Joaninha", y yo, sabiendo que son absolutamente fruto de su imaginación, asiento complaciente.

La guinda de la noche estaba por llegar cuando apareció el morreador nº2, hizo una entrada triunfal, con su patética humanidad, redondez tridimensional, se apartó del grupo y empezó a cantar con los dos amigos que se había traido de refuerzo a berrido pelado mientras me regalaba miradas de soslayo. Mi hermana me preguntó "quién es ese infraser?", las niñas me preguntaron, "y ese, ¿quién es)"... hasta que los echaron del local... pero no pudo dejarlo estar, no, tuvo que mandarme un sms diciendo que no le había hecho caso y que se nota cuáles son mis prioridades. Una obviedad, vamos.

A las tantas de la madrugada, mi amiga M comenzó a contar cómo es de alcohólico y cómo son sus hermanos de drogadictos y de malos amigos, que su hermano mayor había estado en la carcel y que su madre es alcohólica. Las niñas no pudieron soportarlo mas y salieron corriendo rumbo a sus plácidos hogares.

Así que terminé la noche con alguna copa de mas, mojada hasta el alma y con ganas de eliminar el día de mi calendario.

5 comentarios:

Señor De la Vega dijo...

Mi señora, que delicioso y patético post, tuve que leer el anterior y no sabría decir cual de los dos supera en supremacía de lo supremo y superlativamente patético.
Ya, el hecho de imaginar que un cumpleaños tiene que ser una fiesta de felicidad, es un cenit de lo patético, como esa otra celebración anual de 'fin de año' o más ejemplos que no recuerdo, por lo patético de guardarlos en mi mente... ah sí, el veinticinco de diciembre o el veinticuatro.
Su narración magistral, encantadora y con el sarcasmo ácido, que convierte el gazpacho en mi bebida favorita.
Si lo descrito fuesen realmente, sus relaciones sociales, humanas y familiares... estoy seguro que podría narrarlo sin esfuerzo, para que resultasen sin exageraciones en su justa medida, lo que todas son de complejas y emocionales, sin más interpretación que nuestro estado de ánimo diario.
Este Z se despide con un abrazo sincero y un beso por cada año, mejor por cada día,
Suyo quedo, Z+-----

amateur1965 dijo...

feliz cumpleaños¡¡¡¡

y bontiso zapatos enamorada con flores

misántropo dijo...

Pero peor fue lo mio
a mí me dijiste a las siete,
recontando los copos de nieve
allí estuve jodido de frio.
............................
Mi cumpleaños estarás de cena
rodeada de tanta familia,
recuperando, espero, las filias;
este año cae en nochebuena.

Beso.

Pdta: ya sabes cuando debes enviarme ese regalo tan caro que deseabas hacerme

David dijo...

Y digo yo, qué hago, ¿te felicito? Pues mira, pues sí, y que cumplas muchos más, y que los siguientes sean mejores ;-)

joaninha dijo...

señor de la vega, mi patética humanidad está muy agradecida a su comentario, muchisimas gracias, me quedo con todos esos besos, que son muhcíiiiiiiiiiiiiiiiisimos!

amateur, gracias guapo!

misántropo, mira, los dos misántropos cumplis el mismo día, me acordaré de vos!, felicidades por adelantado!

David, agradecete una esa felicitación, a pesar de las miserias :)